Lo que empezó como un juego o una broma amistosa entre Luis Carlos y yo allá por mayo de 2015, tras nadar los 10 kms. de El Soplao (deberíamos hacer el cruce del Estrecho, uf, eso es mucho, no sé yo...) se convirtió en un reto para el que tardamos tres años en conseguir plaza. Pero una vez confirmada la fecha nos pusimos las pilas y nos dedicamos a entrenar duramente, haciendo interminables largos e incontables kilómetros en la piscina, y en el azud de Villagonzalo en cuanto el tiempo lo permitió. Nuestros compañeros ya se reían un poco cuando al acabar el entrenamiento del club yo seguía con “y ahora, una escalera” para hacer los kilómetros de fondo que necesitaba.

 

 

Leer más...

TRIATLÓN VITORIA FULL 2018

A finales del año pasado me surgió la inquietud-ilusión de preparar un Triatlón de larga distancia. Supongo que con 3 half a las espaldas y empezar mi cuarto año en el Club, era el momento de dar el paso para realizar algo que jamás me plantee que haría.

La preparación no fue fácil, todos tenemos familia y con “suerte” trabajo. Por lo que sacar tiempo para tiradas largas a veces se hace tarea ardua, aumentar horas de piscina, salidas a la sierra con la bici y tiradas largas por la isla del soto se hizo algo habitual en mis entrenos diarios, todo funcionaba con el guión previsto.

 

 

Pero como en cualquier película, cuando todo parece que va bien, pues sucede lo habitual, una rotura de fibras y una consiguiente lesión en el pie me tienen parado 2 meses, y hacen que acuda al half de Sevilla prueba que era mi primera piedra de toque, sin haber corrido ni hecho Km en la flaca. La piscina y elíptica habían sido mis personal trainer. La prueba dado mi estado físico y mental sale decentemente, aunque sufro demasiado en la carrera. Esta competición me sirve para recuperar las ganas de competir y fuerza mental, quedan 2 meses en los que entreno a tope. Pero con cabeza.

Leer más...

Unos cuantos Calaveras disputamos este fin de semana el Triman del Bierzo. Un Triatlón organizado por deportistas, en el que se nota el cariño en cada detalle hacia el competidor. ¡Mi más sincera enhorabuena a la organización!

En lo personal contentísimo, primero por el fin de semana completo, el viaje del viernes, la noche de cervezas y pizza,bajar al pueblo a tomar unas copas jejejeje.

Leer más...

La historia nos habla de portugueses que se lanzaban a la conquista de nuevas tierras, de su espíritu aventurero y de sus ganas de alcanzar nuevas rutas, nuevas historias, nuevas libertades.

En 1500, una expedición, comandada por Pedro Álvares,  llega a una tierra, primero llamada Isla de Vera Cruz (ojo al detalle), más tarde Tierra de Santa Cruz y finalmente Brasil debido a la abundante existencia de madera de palo de Brasil.

    

Y como aquella expedición, nuestro compañero Bruno que nadie cree que es portugués por su falta de acento y perfecto castellano, nos comparte sus aventuras por tierras sudamericanas.

Viajando, sintiendo, pensando, viviendo, disfrutando de lo nuevo y enriqueciéndose de las diferencias. Allí se ha encontrado con otra Calavera “Andrea” que está de vuelta en su país natal. Y que, sin duda, está desviviéndose por hacerle las cosas más fáciles a nuestro pequeño portugués.

Como ambos llevan el Triatlon en el corazón, no han perdido la oportunidad de hacer un Triatlon Sprint en GUALEGUAYCHU, provincia de Entre Ríos, República Argentina.

Se nadaba en el río Uruguay, nos habla de mucha corriente en contra durante toda la travesía. Nuestro pequeño portugués, que es un gran nadador, tardo 14min. Un tiempo muy superior a los que nos tiene acostumbrados. Seguidamente afrontaban un circuito de bici muy bonito de ida y vuelta. Día muy ventoso en el que Bruno nos relata que “había ráfagas que casi me tiran de la bici”.  No consiguió encontrar ese gran grupo de bici que a todos nos gusta (para dar relevos, por supuesto!) por lo que fue un sector duro para todos.

El tramo de carrera fue precioso en un recorrido de ida y vuelta. El calor era sofocante, de hecho, tenían avituallamiento casi cada kilómetro. Una de las curiosidades que nos ha contado es que había pequeñas bolsitas de plástico con agua dentro, muy alejado de las botellas que nos encontramos en nuestras pruebas (tomamos nota!).

La entrada en meta, como no podía ser de otra manera, la hizo sacando su famosa bandera portuguesa, esa que tantos buenos momentos nos ha dado a todos en Salamanca, Cáceres, Valladolid, Zamora, Aveiro, Alemania y que ahora se pasea por América del Sur, en una nueva aventura, de la que seguro seguiremos recibiendo grandes noticias!

Un abrazo compañero!

 “Al fondo, entre las sombras, la luz ha dibujado una frase” 

Es Domingo por la mañana, hace frío… mucho,  me pregunto, ¿por qué  estoy en el Noroeste cuando debería estar en el Sureste?.  ¿Por qué hago esto?   En una hora estaremos en el agua y está anunciada lluvia. ¿por qué hago esto?!!. 

    

 Mientras caminamos para el box, repaso por quinta vez si metí todo en la mochila, me miro el pie, para asegurarme que el chip sigue ahí, en fin… los rituales de siempre, los de todos.  Ya en la playa la noche se va transformando en día, 8’ para la largada, llega el momento, no la estoy pasando bien en el agua, nada bien, a duras penas termino de hacer la primer vuelta, salgo;  tengo que volver a entrar…estoy parada en la orilla y una horda de gorros se suceden por ambos flancos, -creo que no voy a entrar-  Mientras estoy en eso, alguien me pregunta algo así como “¿qué haces?”, o “si estoy bien?”, no me acuerdo… es Juampi?, ¿cómo me vio? Ostias ¿cómo me vio un triatleta del club en este jaleo? Le grito que estoy bien y me tiro… la segunda vuelta, es un poco mejor.

 Ya en la bici, pienso: ¿cómo remonto el desastre del agua?, es que… era un circuito rápido, amable y lo desperdicie!...si lograra  alcanzar a una chica, una sola…..me levantaría el ánimo, ahí esta ¡!! ¡Es una mujer, la paso, estoy feliz, vamos!!, me repito, pedalea! Después vemos cómo resolvemos la parte a pie, segunda vuelta, voy sintiéndome mejor, una cuesta...tengo que pasar a uno, juraría que tarde menos de 20”,  me cobran drafting, 5’ en el penalty,  otra vez en el fondo del mar.

 ¡¡¡Esta carrera esta fregada!!!, descargo mi frustración en los pedales y me juro alcanzar a las dos que me pasaron mientras cumplía la pena, aunque sea lo único que haga, lo logro, pero gaste más de la cuenta, dejo la bici y salgo a correr, alguien me dice que lo siga, lo hago, es un corredor que no conozco, no deja que me quede, me grita, Vamos!!! ¡No te descuelgues!!, miro el reloj 4’ 43” (¡este no es mi ritmo, pienso…pero lo aguanto mientras pueda!, que sea lo que Dios quiera) Estamos por terminar mi segunda vuelta, su tercera.  Lo último que me grita es “en media hora te quiero en la meta!!”… 30’ después,  paso el arco y me cuelgan la medalla de finisher, y es ahí, justo ahí cuando me acuerdo  por qué hago esto.  Porque, el Triatlón, te pone al límite, a tu limite y lo que haces es correrlo un poco más allá.  Hago esto, porque en el triatlón siempre hay un compañero de equipo que te dice lo que tenes que escuchar para seguir, hago esto, porque no hay desconocidos en una carrera, somos todos triatletas; disfrutamos sufriendo, queremos más.  

PD: Y tenía que ser en el  Noroeste, en Galicia, donde se come el mejor pulpo del mundo, porque lo comes con tus compañeros de equipo. 

Arriba