Hace menos de un mes decidí participar en el Desafío Castilla y León Ciudad de Salamanca, qué mejor sitio para “perder la virginidad” que en tu ciudad. La verdad es que no lo tenía nada claro, mi primer triatlón y un Olímpico!! Pero quién dijo miedo.

 Lo que más respeto me daba era la natación, mi punto más flojo, pero era mi primera prueba e iba a ir a disfrutarlo y eso es lo que hice.

La noche antes, y contra todo pronóstico, dormí genial y eso que suelo dormir bastante mal el día antes a cualquier carrera.  A las 6 am abrí los ojos y dije, al lío. Desayuné y me dediqué a repasar una y otra vez todo lo que debía llevarme. A las 7 salgo de casa y voy hacía el box. Ya llegando empiezo a encontrarme a triatletas, algunos ya con el neopreno puesto! Miro el reloj, las 7:30…todavía queda bastante tiempo pero como novato prefiero dejarlo todo preparado y repasarlo bien.

 

 Cuando ya lo tengo me muevo por el box saludando a toda la gente del club (que son muchos) y amigos que también participan de la fiesta.

 A las 8:10, ya han salido los del Half (mucha tela) y pasan revista como en la mili. Allí estoy quieto delante de mi bici hasta que pasan y después…al agua! Sigo tranquilo, me tiro al agua y me coloco en la zona de la mitad hacia atrás ya que no me juego nada y no quiero golpes ni problemas…voy a salir del agua…nada más. Dan el bocinazo y me pongo al lio, los primeros metros mucho caos, alcanzo a varios nadadores en los primeros 25 metros y otro me agarra del pie. Acelero un poco y echo una ojeada, tengo rio libre así que cojo mi ritmo y tiro a un ritmo fácil. Paso las boyas fácil y aprieto un poco. Ahora hay corriente a favor y puedo apretar, pero no mucho, no quiero cebarme. Pasando el último puente me pongo a la altura de un nadador, bueno, una nadadora, y veo que es Marina. Sigo su ritmo y salimos del agua seguidos.

 En la salida escucho a los compis del club animando, Qué grandes!..8:30 de la mañana y allí están. Hago la transición tranquilo y mientras me quito el neopreno pienso si ponerme manguitos o no, pero al final los dejo y salgo pintado.

 Me monto en la bici y empiezo a buen ritmo, conozco el circuito y se dónde apretar. Empiezo a adelantar a triatletas, y me voy creciendo, pero en un giro de 180º oigo un ruido en la rueda delantera y pienso…mierda…pinché! Se me cae el alma al suelo. Paro y miro la rueda, no ha perdido aire, intento seguir pero sigue sonando fatal….paro como 5 minutos y ya desesperado se me ocurre quitar la rueda delantera y en ese momento veo un plástico que se ha quedado entre medias de la rueda y el cuadro, lo quito y salgo esprintando. He perdido como 8-10 minutos pero bueno, he venido a disfrutar. El sector de bici lo acabo muy bien, muy entero y habiendo adelantado a bastantes triatletas. Durante todo el recorrido no paro de saludar a Calaveras, cada Km me encuentro a 1!!!! Esto es una fiesta de Calaveras!!!!

 

 Hago la T2 rápido y salgo a correr, con miedo, mi lesión que llevo acarreando desde hace 6 meses me ronda la cabeza. En los primeros metros me cruzo con más Calaveras…y eso me anima y como no, el fotógrafo del equipo, que se desgañita gritando los nombres de todos los compañeros, qué grande!. La primera vuelta la hago bastante bien, no fuerzo para intentar apretar un poco en la segunda, aún así adelanto a un par. En la segunda vuelta el dolor de cintilla aparece. Pero es la última vuelta y no puedo dejarlo, ánimos en el puente romano me dan energía para seguir, me cruzo con más calaveras, chocamos manos…ya está hecho. Llego a meta contento por haberlo acabado aunque un poco frustrado por no haber bajado de las 2h 30’ como tenía pensado.

 Pero esto no para, en ese momento empiezan a llegar los compañeros del Half y hay que animar, qué titanes!! Después de la paliza que llevan encima, Sector de agua y bici todavía tienen ánimos de sonreír y saludar en los 21K que les quedan a pie.

  Gran día, deseando que lleguen más. En los siguientes habrá que sufrir más ;).

 

Gracias a todos los compañeros que se acercaron por allí, con esos ánimos es difícil no disfrutar. Muchas gracias!!!!! 

Juampi Guti

El IX Duatlón (versión mujer)

Otro año más que podemos disfrutar arropados en nuestra ciudad, el IX Duatlón Ciudad de Salamanca. Llevamos toda la semana pensando en el domingo, mirando el tiempo y esperando como ilusos que no haga tanto aire. Sales de casa con prácticamente todo preparado, el mono puesto, con la duda de manguitos, térmica, nada… lo de siempre o piensas que te sobra o lo echas en falta. Llegas a la zona de boxes, te guía la música y la gente que prepara las bicis en sus coches y al gran Navazo que ahora es pluriempleado, presidente y speaker (de la que te has librao Manuel). Empiezas a sentir el gusanillo en el estómago de los nervios, con las dudas de cómo irá, que me respondan las piernas, que no pinche; te fijas un poco en tus contrincantes, ves las bicis, sus monos, algunos son tirillas y tu pensando madre mía dónde me he metido.

Leer más...

En el Cross tres valles de 18km la ganadora en categoría Femenina ha sido Sara Rodríguez (1:54:33) y en sexto puesto y segundo de su categoría Enrique Merchán (1:35:20). Nuestros "calaveras" quedaron segundos en la clasificación de equipos.

En la distancia larga (36km) se hicieron con el tercer puesto en la clasificación por equipos. Destacando Mario Santiago con 5:05:19 ,Miguel Hernández con 5:12:07 y Álvaro García con 5:20:48.

A seguir así Triatletas!! 

Leer más...

Un recorrido que comenzó bastante rápido los primeros 3 kilómetros (Paseo San Antonio, avenida Mirat, calle Zamora km1, Plaza Mayor, calle San Pablo km2, Rector Esperabé, puente Romano y vuelta por el puente Rodríguez Fabrés km3).

Después tuvimos un tramo del km 4 al 6 más dificultoso con la cuesta de Oviedo, el Botánico, Libreros... Cogimos aire bajando calle Compañía y afrontamos de nuevo la cuesta de la calle Ramón y Cajal, nos dieron el avituallamiento y un corto tramo llano en el paseo Carmelitas para acto seguido subir la avenida Villamayor km6.

 

Leer más...

Una mañana cálida de verano, los girasoles miran al este, está amaneciendo.

Siento nervios, estoy ansioso, quiero más.

Mi cuerpo me lo pide, mi cerebro me lo exige.  

Desayuno pensando en lo de siempre, en volver a hacerlo, antes o después, sé que quiero volver a sentirlo.

Leer más...

Arriba